Kuensel.jpg

News

Entrevista al periódico Kuensel

Published on 29 April 2020

LAS COSAS NO TIENEN BUENA PINTA. PERO HAY MUCHO QUE PODEMOS HACER.

Rinpoché dió una entrevista al periódico butanés Kuensel sobre el COVID-19 y lo que podemos hacer para estabilizar nuestras ansiedades y miedos incrementales, y por qué Bután tiene suerte de tener un monarca visionario y empático que les asegura y guía en estos tiempos tan turbulentos.

¿Qué piensa sobre la pandemia del COVID-19 hoy en día en el mundo?

Supuestamente soy un budista que hay oído mil veces hablar sobre la impermanencia y la incertidumbre de nuestras vidas. Incluso yo he escrito y enseñado eso durante gran parte de mi vida. Pero cuando el COVID-19 llegó, me di cuenta de que esas enseñanzas no habían realmente penetrado mi corazón y de que había estado impartiéndolas sin en realidad creerlas totalmente.

COVID-19 nos ha hecho sentir muy pequeños. Siempre pensamos que nuestras vidas estaban en nuestras propias manos. Por eso vamos al colegio y a ganar dinero, pensando que eso nos dará control sobre nuestras vidas. Pero aparentemente no. Cuando un pequeño microbio nos ataca, nos deja de rodillas y de vuelta a las soluciones más primitivas como lavarnos las manos. Incluso países fuertes y sistemas formidables están cayendo.

Es interesante que incluso las instituciones y los países más poderosos, supuestamente serios y bien establecidos están ahora ocupados echándose la culpa los unos a otros por no hacer cálculos correctos de infecciones y muertes, como si eso fuera posible en unas circunstancias tan inesperadas. Si hubiéramos sabido a cerca del COVID-19 hace un año, tendríamos mejores pruebas y podríamos hacer recuentos más precisos. Así que lo que este juego de culpar a los demás nos enseña, tanto individualmente como a nivel nacional, es la rapidez con la que echamos la culpa a otros cuando nos sentimos amenazados.

Es tan triste y lamentable que tantas vidas se estén perdiendo a causa del COVID-19. Pero más aterradora es la incertidumbre que eso produce y nuestra aparente incapacidad para aprender de lo que está sucediendo y seguir hacia adelante de manera diferente. 

Desde Nueva York hasta Siliguri, todo el mundo parece estar hablando sobre la economía y cómo volver a la vida de siempre. Pero en lugar de eso, este podría ser un momento decisivo para el estado de nuestro mundo en el que somos lo suficientemente valientes para no pensar en volver a lo de siempre.

Por primera vez en la memoria, Delhi tiene un cielo azul y aire puro, las emisiones de gases de efecto invernadero están muy bajas, el agua del Ganges está limpia y otras especies pueden sobrevivir y comportarse como ellas mismas. Las estadísticas muestran que todo esto va a salvar muchas más vidas que las perdidas a causa del COVID-19. Entonces, en vez de poner en marcha la vieja economía, puede ser hora de pensar en un tipo diferente de economía.

La nuestra es una nación pequeña y tenemos mucha suerte de que, bajo nuestro bondadoso y dedicado Rey, la administración ha hecho y sigue haciendo un trabajo increíble protegiendo a nuestro pueblo.

Pero ya es hora de que las naciones tan grandes y poderosas como para mandar a gente a la luna – naciones que pueden tener gran impacto - sean más humildes y menos arrogantes, dejen de tener la mentalidad de gobernar al mundo y hagan las cosas de manera diferente.

Aún pequeños como somos, nuestra nación podría ser un ejemplo de un nuevo camino a seguir.

Comprensiblemente, hay mucho miedo y ansiedad. Las personas tienen miedo de contraer el Covid-19 ellas mismas, o temen que alguien que aman lo contraiga. ¿Hay algo que pueda compartir que pueda ayudar a las personas a lidiar con tales emociones y pensamientos?

Inicialmente, esto va a ser difícil para muchas personas. Pero también es algo que, en poco tiempo, podemos entrenarnos a sobrellevar.

Es difícil porque hay un peligro real, con el virus infectando a mucha gente y el mundo entero derrumbándose de muchas formas. En semejantes situaciones, nuestras mentes siempre tienden a filtrar las noticias y escoger la parte negativa.

Pero mientras que la situación es ciertamente muy precaria, hay mucho que podemos hacer. En primer lugar, podemos simplemente tomar precauciones. Los médicos y otros expertos nos han aconsejado muchas formas de cuidarnos. Y nos podemos recordar a nosotros mismos que mucha gente infectada también se está curando.

A otro nivel más profundo, podemos darnos cuenta de cómo a menudo miramos los problemas en nuestra vida desde un solo punto de vista. Pero no tenemos que elegir un enfoque tan estrecho y limitado. 

Parte del aprendizaje de nuestras vidas es siempre aprender a adaptarnos a situaciones nuevas. Y aquí esto significa no solo lidiar con la pandemia ahora mismo, sino también con lo que sucederá después de la pandemia.

Así que no tenemos porqué pensar necesariamente cómo va a afectar a nuestra economía o dañar nuestra forma de vivir. En vez de eso, podemos pensar que esto va a cambiar nuestra manera de vivir. Y podemos estar seguros de que muchos de esos cambios pueden ser bastante positivos, no solo individualmente sino para todos los habitantes de la Tierra.

En las últimas décadas, hemos perdido mucha conciencia de cómo cuidarnos a nosotros mismos y cómo cuidar la Tierra - principalmente porque solo tenemos esta codicia increíble e irracional. Muchos de nosotros incluso podemos habernos convertido en lo que llamamos "más ricos" - en otras palabras, que puede que tengamos un saldo bancario más grande o una casa más grande.

Y sin embargo, no hemos logrado realmente apreciar nuestras vidas. Olvidémonos de la riqueza de nuestra simple vida actual momento a momento. No hemos logrado ni siquiera leer los libros que siempre hemos querido leer o escuchar la música que siempre hemos querido escuchar.

De momento, estoy seguro de que la ansiedad y la preocupación nos vendrán. Pero a menudo, cuando eso sucede, no somos ni siquiera conscientes de que es ansiedad. En vez de eso, siempre estamos intentando arreglar, resolver y encontrar respuestas al problema que creemos que está causando la ansiedad. 

Sin embargo, podríamos simplemente mirar a esa ansiedad sin buscar una respuesta o una solución, e incluso sin preguntarnos por qué la ansiedad está ahí o juzgar si es valedera o no. Si podemos simplemente mirar y observar la preocupación y ansiedad que sentimos, encontraremos en ellas el tesoro de nuestra supuesta "vida", rica e infinita.

La mayoría de nosotros en Bután somos budistas, y algunos hindúes. Cualquiera que sea la tradición espiritual que sigas, aprovecha el tener esa riqueza de fe y devoción. Reza a los budas y bodhisattvas, a los dioses y diosas. Reza no solo para salir de esta crisis actual. Reza para que pase lo que pase nos lleve a un bien mayor - no solo para nosotros mismos sino para las generaciones futuras.

Como budistas, ¿cómo podemos lograr un equilibrio entre aceptar el poco control que tenemos en este tipo de situación y no permitir que la aceptación se convierta en desesperación?

La enseñanza por excelencia del Buda fue ser conscientes de la verdad. Conocer la verdad, vivir con la verdad, aceptar la verdad y rendirnos a la verdad nos libera de todo tipo de expectativas, suposiciones, esperanzas, miedos y planificación. Eso comienza individualmente con cada uno.

Así que podemos empezar por aceptar con humildad que no todo está bajo nuestro control y no todo lo que ahora valoramos tan insaciablemente es realmente tan valioso. Al hacer esto, ya sabremos cómo vivir en esta Tierra de manera humilde, armoniosa, razonable y saludable.

Como nación y ciudadanos del mundo, ¿cómo debemos responder a la pandemia del COVID-19?

Como nación tenemos suerte de tener un Rey muy visionario, bondadoso y dedicado. Estoy seguro de que saldremos de la crisis actual. Pero también estoy seguro de que todos debemos empezar a pensar ahora cómo continuaremos después del COVID-19 en un mundo ya cambiado. Quizá esta sea una buena oportunidad para volver a enfatizar, recargar y reactivar la visión de la Felicidad Nacional Bruta.

Rinpoché está actualmente en confinamiento en India en Bir. ¿Qué hace para pasar el tiempo?

Paso mi vida de confinamiento con la ansiedad de lo desconocido y con esperanza todos los días y en cada momento de que alguien haya encontrado algún tipo de solución. Como budista, practico, contemplo y rezo a los budas y bodhisattvas para que nos liberen, no solo de esta calamidad en particular, sino también de todas las calamidades externas, internas y secretas que están sucediendo ahora y las que van a suceder en el futuro. También estoy logrando leer libros que nunca había tenido tiempo pero siempre había querido leer.

 

Contribuido por Kencho Wangdi (Bonz)
El autor es un ex-editor de Kuensel
https://kuenselonline.com/things-arent-looking-good-but-theres-a-lot-we-can-do/